Habilidades de Savants – Una breve reseña

©

Leandro Castelluccio

Una versión en inglés de este ensayo se encuentra en el siguiente link.

Según el “Centro para la Mente” (nd), un grupo de investigadores en University Hall, en Sydney, Australia, que se dedicó a la investigación sobre la creatividad y las habilidades de Savants, como las que se muestran en algunas formas de autismo, la expresión “Savants” es un término que se refiere a individuos extremadamente raros que, aunque a menudo tienen una discapacidad cerebral severa, aún pueden mostrar una excelencia asombrosa en áreas específicas, como el dibujo, la memoria, la música, cálculos de calendario y aritmética. 

Según Kelleher y Bear (2008), el autismo es un trastorno genético complejo, y la evidencia reciente sugiere que algunos defectos moleculares presentes en el síndrome pueden interferir con los mecanismos de la síntesis de proteínas sinápticas. Estos autores proponen que este tipo de síntesis de proteínas sinápticas puede representar una posible vía que conduce a los fenotipos autistas, incluido los problemas cognitivos y las capacidades de los Savants.

Takahata y Kato (2008) clasificaron los modelos cognitivos actuales del Síndrome de Savant en 3 categorías: (1) un modelo hipermnésico que sugiere que las habilidades de Savant se desarrollan a partir de funciones cognitivas existentes o latentes, como la memoria; (2) un modelo de facilitación funcional paradójico que ofrece posibles explicaciones sobre cómo los estados patológicos en el cerebro conducen al desarrollo de habilidades prodigiosas y (3) modelos autistas, incluidos aquellos basados ​​en una débil teoría de coherencia central que se centran en cómo emergen las habilidades de Savant de un cerebro autista, donde existe una subconectividad, en la que hay una interrupción de la conectividad de largo alcance y una conectividad local relativamente intacta o incluso mejorada. Los autores concluyen que todos los modelos tienen ciertas ventajas y defectos.

El acceso privilegiado de los Savants a niveles más bajos de información sensorial, antes de que se integre en un cuadro holístico, podría plantearse como hipótesis para explicar sus habilidades (Snyder, Bahramali, Hawker, & Mitchell, 2006). Por otro lado, Snyder, Bossomaier y Mitchell (2004) conceptualizan el autismo como un estado de formación de conceptos retardados, en el que hay acceso a los atributos de los objetos de manera detallada. El cerebro favorece las redes neuronales para conceptos como una estrategia computacional, inhibiendo el acceso a esta información de nivel inferior (Bossomaier & Snyder, 2004). Según estos autores, se espera que se encuentren penalidades para introducir, por ejemplo, el tono absoluto (bajo y detallado) en las áreas conceptuales del hemisferio izquierdo. Estos autores revisan algunas pruebas que indican que esto podría ser el caso, argumentando que si retiramos el enfoque en los detalles, podemos aprender estructuras de nivel superior. Snyder et al. (2004) predicen la posibilidad de acceder a información no consciente mediante la desinhibición artificial (desactivación) de las redes de inhibición asociadas con la formación de conceptos, mediante el uso de TMS (en inglés) (estimulación magnética transcraneal). Este sería el principio bajo el cual el TMS podría inducir habilidades similares.

El TMS implica el uso de breves pulsos magnéticos aplicados a través de una bobina de inducción sobre la corteza, los pulsos pueden excitar aleatoriamente neuronas excitadoras e inhibitorias dentro de su campo, lo que resulta en una interrupción transitoria del procesamiento en un área razonablemente focal, creando una especie de lesión “virtual”, que permite a los investigadores, por ejemplo, determinar si áreas específicas del cerebro desempeñan un papel causal en ciertos tipos de procesamiento. Las neuronas afectadas siguen una función de la posición de la bobina u orientación, entre otros factores. Siguiendo a Huang, Edwards, Rounis, Bhatia y Rothwell (2005), los efectos en la plasticidad sináptica informados al usar TMS son a menudo débiles, muy variables entre los individuos y rara vez duran más de 30 minutos, aunque se sabe, por ejemplo, que la estimulación eléctrica repetida en una de vías neuronales puede conducir a una potenciación a largo plazo en secciones de hipocampo, por ejemplo. Todo parece depender de la técnica particular utilizada. Estos autores describen un método para condicionar la corteza motora humana utilizando la estimulación magnética transcraneal repetitiva (rTMS en inglés) que produce un efecto controlable, consistente, duradero y poderoso sobre la fisiología y el comportamiento de la corteza motora después de un período de aplicación de 20-190 segundos. Al parecer, el alcance de la técnica podría ir más allá de solo la investigación. Como señalan Loo y Mitchell (2005), hay un interés creciente en extender el uso de la rTMS más allá de los centros de investigación al tratamiento clínico generalizado de la depresión, por ejemplo, mostrando que existe una evidencia estadística bastante consistente de la superioridad de la rTMS sobre el control simulado. Sin embargo, aunque el grado de mejoría clínica no es grande, la evidencia sugiere una mayor eficacia con tratamientos más prolongados. Según los autores, los estudios han variado mucho en los enfoques para la estimulación de la rTMS (con respecto al sitio de estimulación, los parámetros de estímulo, etc.) con poca evidencia empírica para informar sobre los méritos relativos de estos enfoques, aunque concluyendo que los datos actuales respaldan resultados positivos para rTMS.

Parece que hay evidencia de la predicción del uso de TMS para inducir habilidades de tipo sabio. En un estudio realizado por Chi y Snyder (2011) sobre inducción de insight mediante TMS, solo el 20% de los participantes resolvió un problema de percepción con la estimulación simulada (condición de control), mientras que 3 veces más participantes lo hicieron con la estimulación catódica (disminución de la excitabilidad) del lóbulo temporal anterior izquierdo (ATL en inglés) junto con la estimulación anódica (aumento de la excitabilidad) del ATL derecho. Además, Snyder et al. (2003) usaron pulsos magnéticos de baja frecuencia en el lóbulo fronto-temporal izquierdo, mostrando cambios estilísticos significativos en el dibujo en 4 de 11 participantes. Algunos de estos participantes también mostraron una capacidad mejorada de revisión. Entonces, esto apoyaría la tesis mencionada por Takahata y Kato (2008) de que mejoró los resultados de conectividad local en la especialización y la facilitación del procesamiento cognitivo de bajo nivel. Para estos autores, la interrupción de la conectividad entre la corteza prefrontal y otras regiones es de particular importancia, ya que la región prefrontal muestra el control inhibitorio más influyente en otras áreas corticales, por lo que este mecanismo explicaría la aparición de capacidades de Savants.

Se puede encontrar evidencia adicional de esto en experimentos como el de Gallate, Ellwood y Snyder (2009), que intentaron reducir los recuerdos falsos mediante la inhibición temporal del lóbulo temporal anterior izquierdo (un sitio implicado en la memoria semántica y el etiquetado conceptual), utilizando la estimulación de pulso magnético de baja frecuencia. Los participantes en el grupo de TMS tenían 36% menos recuerdos falsos que con la simulación falsa y la memoria verídica intacta. Esto es comparable a la mejora que las personas con autismo y demencia semántica muestran sobre los individuos normales, como en ciertas patologías, incluida la demencia del lóbulo temporal anterior, condiciones que pueden conducir a un recuerdo literal y, por lo tanto, una mayor resistencia a los recuerdos falsos. Un experimento posterior similar realizado por Chi, Fregni y Snyder (2010) intentó mejorar la memoria visual con estimulación cerebral no invasiva para imitar el rendimiento de las personas que tienen un estilo cognitivo más literal. El experimento se realizó aplicando 13 minutos de estimulación de corriente continua transcraneal bilateral (tDCS en inglés) a los lóbulos temporales anteriores. Los resultados indicaron que solo los participantes que recibieron estimulación catódica izquierda (disminución de la excitabilidad) junto con estimulación anódica derecha (aumento de la excitabilidad) mostraron una mejora en la memoria visual de hasta 110 por ciento, de manera similar a la ventaja que tienen las personas con autismo.

Otra habilidad de Savant es la numerosidad. Oliver Sacks observó a gemelos autistas, por ejemplo, quienes adivinaron instantáneamente el número exacto de cerillas que acababan de caer en el piso (Snyder et al., 2006). Estos autores realizaron un estudio en el que simularon esta capacidad en 12 participantes normales al inhibir el ATL (en inglés) (lóbulo temporal anterior) izquierdo con rTMS. Los resultados muestran que 10 participantes mejoraron su capacidad para adivinar con precisión la cantidad de elementos discretos que se encuentran inmediatamente después de la rTMS. Los autores argumentan que la probabilidad de que hasta 8 de cada 12 personas se desempeñen mejor justo después de la rTMS y no después de la estimulación simulada (condición de control) solo por casualidad es menor que una en mil, lo que indica un efecto relevante.

Todos estos experimentos implicaron afectar el área del lóbulo temporal izquierdo y vale la pena señalar que las personas con la forma adquirida del Síndrome de Savant desarrollan habilidades sobresalientes después de una lesión o enfermedad cerebral, que generalmente involucra el área fronto-temporal izquierda (Hughes, 2010). Podría haber una relación entre esto y la noción de función cerebral izquierda/derecha (la izquierda es más analítica y la derecha es más intuitiva, aunque estas supuestas diferencias se han mitigado y reestructurado con la evidencia empírica con el tiempo). Como señala Hughes (2010), este tipo de lesión parece inhibir la “tiranía del hemisferio izquierdo”, permitiendo que el hemisferio derecho desarrolle las habilidades de savants. Siguiendo a Chi y Snyder (2011), se considera que una vez que hemos aprendido a resolver problemas con un método, a menudo tenemos dificultades para generar soluciones que involucren un tipo diferente de visión, pero las personas con lesiones cerebrales a veces son más resistentes a este tipo de cuestiones, llamado efecto de conjunto mental. Estos autores probaron si este efecto de conjunto mental puede reducirse mediante la estimulación cerebral no invasiva. Solo el 20% de los participantes resolvieron un problema de introspección con la estimulación simulada (control), mientras que el resto de participantes lo hicieron (p = 0.011) con la estimulación catódica (disminución de la excitabilidad) del lóbulo temporal anterior izquierdo junto con la estimulación anódica (mayor excitabilidad) del lóbulo temporal anterior derecho. Sus hallazgos serían consistentes con la teoría de que la inhibición de la ATL izquierdo puede llevar a un estilo cognitivo que está menos influenciado por las plantillas mentales y que el ATL  derecho puede estar asociado con una percepción o un significado nuevedoso. Pero esto también podría deberse al acceso a la información literal, de “bajo nivel”, en lugar de confiar en ciertos esquemas que no facilitan un enfoque diferente cuando es necesario. Los autores sugieren que se necesitan estudios adicionales que incluyan imágenes neurofisiológicas para dilucidar los mecanismos específicos que conducen a este tipo de mejora.

Siguiendo el estudio de Snyder et al. (2006) sobre la inducción de numerosidad, se podría introducir la fMRI (en inglés) (resonancia magnética funcional) como un instrumento adicional para evaluar los cambios cerebrales en las respuestas BOLD (dependiente del nivel de oxígeno en la sangre) mientras se realiza la tarea de adivinar el número de puntos en una pantalla. Esto podría darnos nuevos conocimientos sobre el mecanismo de procesamiento de nivel inferior y las redes de información conceptual. De acuerdo con lo que hemos discutido anteriormente, esperaríamos que las áreas del cerebro asociadas con el procesamiento de niveles más bajos se activen más durante la tarea para aquellos participantes en la condición de TMS. En este escenario, los participantes tendrían que someterse a rTMS unos minutos antes de la exploración de MRI, lo que implica una técnica de TMS fuera de línea, donde los efectos de los pulsos magnéticos duran unos minutos. Podríamos pedir a los participantes que indiquen si hay más de 100 o menos de 100 puntos, por ejemplo. Podríamos predecir que la respuesta audaz de los participantes diferirá según la condición y esperamos menos activación de las áreas conceptuales y semánticas del cerebro para aquellos con la condición rTMS. Sin embargo, qué áreas estarán más activadas (ya que estaremos “apagando” las áreas inhibidoras) es discutible. Este sería el aspecto más significativo e interesante a evaluar, lo que nos daría evidencia de áreas de procesamiento de bajo nivel dentro del neocórtex, de acuerdo con nuestros supuestos. Esto nos ayudaría a mejorar aún más nuestra comprensión del mecanismo cerebral y los procesos involucrados en la inducción de habilidades de tipo Savants en sujetos normales.

Lo anterior también sugeriría que las habilidades asombrosas de los Savants podrían estar latentes en todos, pero normalmente no son accesibles sin una forma rara de deterioro cerebral, según Snyder et al. (2003). Según estos autores, un punto de vista es que los Savants adquieren sus habilidades peculiares como cualquier persona normal, a través de la práctica repetitiva, mientras que otros sugieren que los Savants tienen cerebros más desarrollados en dominios específicos, pero según los autores estas explicaciones no encajan bien con los informes de que las habilidades de los Savants puede surgir “espontáneamente” después de un accidente o durante el inicio de la demencia fronto-temporal, por ejemplo, y estas habilidades no mejoran cualitativamente con el tiempo, aunque pueden articularse mejor. Además, las habilidades de los Savants pueden considerarse en gran medida innatas, requieren poca o ninguna práctica y, debido a una discapacidad cerebral, los Savants tienen una facilitación de forma paradójica a información que parece residir por igual en todos, pero normalmente no se puede acceder a ella.

Y, de hecho, el Síndrome de Savant se caracteriza por grandes islas de capacidad mental en personas con discapacidades (Hughes, 2010). Parece que hay dos formas: la congénita y la forma adquirida. Entre los muchos ejemplos de congénitos están las calculadoras de calendario, que pueden proporcionar rápidamente el día de la semana para cualquier fecha en el pasado, también Savants musicales, que tienen un sentido de tono perfecto, además de hiperlexicos, que pueden leer una página en pocos segundos. y recordar el texto más tarde con un porcentaje muy alto de precisión. Otros tipos de talentos y habilidades artísticas incluyen el dibujo tridimensional, la memoria de mapas, la poesía, la pintura y la escultura (Hughes, 2010).

Por otro lado, las explicaciones del Síndrome de Savant congénito incluyen una conectividad local mejorada como una compensación por la falta de conectividad de las fibras de largo alcance, pero también una coherencia central débil, reemplazada por una gran atención al detalle, un mejor funcionamiento perceptivo y una preocupación obsesiva por intereses específicos (Hughes , 2010).

También es evidente que han existido mentes brillantes que mostraron este tipo de habilidades, pero que carecen de los impedimentos asociados con el Síndrome de Savant, que indican que podría no haber necesidad de tener menor funcionalidad en un aspecto del cerebro, o que existen diferentes mecanismos en el cerebro que pueden llegar a generar tales habilidades, aunque algunos de los mecanismos en los Savants pueden estar presentes en cierta medida en este tipo de individuos. Sin embargo, es igualmente cierto que muy a menudo estos individuos hábiles muestran algún tipo de interés o capacidad disminuidos en otros aspectos de la vida, de manera similar a como se observa generalmente en individuos con trastornos del espectro autista (ASD) en inglés), como su procesamiento cognitivo integrativo deteriorado, como la cognición social y la función ejecutiva, el interés restringido y la repetición compulsiva del mismo acto (Takahata & Kato, 2008). Esto nos recuerda a muchos casos de autismo de alto funcionamiento, como en el síndrome de Asperger (AS en inglés). En un artículo de Treffert (2014), las realidades de los mitos y los conceptos erróneos son indagados tanto sobre el Síndrome de Savant como sobre el ASD. Según el autor, el bajo coeficiente intelectual no es necesariamente un acompañamiento del síndrome de Savant y, en algunos casos, el coeficiente intelectual puede ser superior. Además, el genio y el prodigio existen separados del Síndrome de Savant y no todas las personas dotadas tienen AS, por ejemplo. El artículo también hace énfasis en separar los síntomas “autistas” del AS, especialmente en niños, cuando la capacidad de savant se presenta como hiperlexia (niños que leen temprano) o como síndrome de Einstein (niños que hablan tarde), por ejemplo. En esos casos, el término “superar el autismo” podría aplicarse erróneamente cuando en realidad el niño no tenía AS (Treffert, 2014). Neff (2016) señala que aunque la AS como un diagnóstico distinto se incluyó en el Manual de diagnóstico y estadístico de trastornos mentales (la cuarta edición), el DSM-5 ahora lo incluye bajo los ASD. Como lo menciona el autor, este cambio se realizó en un esfuerzo por hacer que el diagnóstico de ASD sea más válido y confiable, ya que la AS no se consideró lo suficientemente distinto del ASD como para justificar un diagnóstico por separado. El nuevo DSM pone al síndrome como un trastorno del desarrollo que se caracteriza por dos dominios psicopatológicos: déficits persistentes en la comunicación social y la interacción social, y patrones restrictivos y repetitivos de comportamiento, intereses o actividades.

Finalmente, otro factor a tener en cuenta. Según Baron-Cohen (2002), el aumento de la evidencia psicológica apoya la idea de que el autismo puede ser un extremo del perfil masculino normal. Como lo menciona el autor, las dos dimensiones para entender las diferencias de sexo humano son “empatizar” y “sistematizar”. El cerebro masculino se define psicométricamente como aquellos individuos en los que la sistematización es significativamente mejor que la empatía, y el cerebro femenino se define como el perfil cognitivo opuesto. Usando estas definiciones, el autismo parece en su estructura y formas de comportamiento como una condición cerebral masculina extrema.

Aquí puede ver algunos documentales interesantes de algunos casos famosos de Savants y personas con síndrome de Asperger:

El niño con el cerebro increíble (link)

El genio musical (link)

La cámara humana (link)

El verdadero Rainman (link)

Referencias

Baron-Cohen, S. (2002). The extreme male brain theory of autism. Trends in cognitive sciences6(6), 248-254.

Bossomaier, T., & Snyder, A. (2004). Absolute pitch accessible to everyone by turning off part of the brain?. Organised Sound9(02), 181-189.

Centre for the Mind – Research. (n.d.). Retrieved June 17, 2016, from: http://www.centreforthemind.com/research/tms.cfm

Chi, R. P., Fregni, F., & Snyder, A. W. (2010). Visual memory improved by non-invasive brain stimulation. Brain Research1353, 168-175.

Chi, R. P., & Snyder, A. W. (2011). Facilitate insight by non-invasive brain stimulation. PloS one6(2), e16655.

Gallate, J., Chi, R., Ellwood, S., & Snyder, A. (2009). Reducing false memories by magnetic pulse stimulation. Neuroscience letters449(3), 151-154.

Huang, Y. Z., Edwards, M. J., Rounis, E., Bhatia, K. P., & Rothwell, J. C. (2005). Theta burst stimulation of the human motor cortex. Neuron45(2), 201-206.

Hughes, J. R. (2010). A review of Savant Syndrome and its possible relationship to epilepsy. Epilepsy & behavior17(2), 147-152.

Kelleher III, R. J., & Bear, M. F. (2008). The autistic neuron: troubled translation?. Cell135(3), 401-406.

Loo, C. K., & Mitchell, P. B. (2005). A review of the efficacy of transcranial magnetic stimulation (TMS) treatment for depression, and current and future strategies to optimize efficacy. Journal of affective disorders88(3), 255-267.

Neff, M. R. (2016). Asperger’s Syndrome in Adults.

Snyder, A., Bahramali, H., Hawker, T., & Mitchell, D. J. (2006). Savant-like numerosity skills revealed in normal people by magnetic pulses. Perception35(6), 837-845.

Snyder, A., Bossomaier, T., & Mitchell, D. J. (2004). Concept formation:’object’attributes dynamically inhibited from conscious awareness. Journal of Integrative Neuroscience3(01), 31-46.

Snyder, A. W., Mulcahy, E., Taylor, J. L., Mitchell, D. J., Sachdev, P., & Gandevia, S. C. (2003). Savant-like skills exposed in normal people by suppressing the left fronto-temporal lobe. Journal of integrative neuroscience2(02), 149-158.

Takahata, K., & Kato, M. (2008). Neural mechanism underlying autistic savant and acquired savant syndrome. Brain and nerve= Shinkei kenkyu no shinpo60(7), 861-869.

Treffert, D. A. (2014). Savant syndrome: Realities, myths and misconceptions. Journal of Autism and Developmental Disorders44(3), 564-571.

4 thoughts on “Habilidades de Savants – Una breve reseña

  1. Good morning! This email arrived solamente en Espanol, instead of both English and Spanish.

    If you are able to send me one in English I would appreciate it.

    Thanks for your thought-provoking pieces. I share them with my son.

    Peace, Anne

    Like

Leave a Reply to sinapticas Cancel reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s