Las alucinaciones como un desorden de la inferencia perceptiva

©

Leandro Castelluccio

Esquizofrenia y dopamina

Encontrar o ver patrones que realmente no existen es un problema de la esquizofrenia. A su vez, encontrar patrones novedosos poco comunes en la realidad es un aspecto clave de nuestra capacidad creativa. Parece que hay un vínculo entre ambos, y la dopamina podría ser el factor subyacente entre estos. Una mayor propensión a ver patrones novedosos podría ser la base de personas creativas y personas con trastorno esquizofrénico. Se ha demostrado que las altas habilidades creativas son algo más comunes en las personas que tienen enfermedades mentales en la familia, ya que la creatividad está relacionada con un riesgo ligeramente mayor de esquizofrenia y también del trastorno bipolar. Ciertos rasgos psicológicos, como la capacidad de hacer asociaciones inusuales y extravagantes, también son compartidos por los esquizofrénicos y las personas altamente creativas no esquizofrénicas por igual. Encontrar patrones novedosos o inusuales a su vez está relacionado con la dopamina. Por ejemplo, al estudiar ciertos receptores en el cerebro, se ha demostrado que el sistema de dopamina en personas sanas y altamente creativas es similar en algunos aspectos al observado en personas con esquizofrenia. Se observa que las personas altamente creativas que obtuvieron buenos resultados en pruebas de pensamiento divergentes tenían una menor densidad de receptores dopaminérgicos D2 en el tálamo que las personas menos creativas. Se sabe que los esquizofrénicos tienen menor densidad de receptores D2 en esta parte del cerebro, lo que sugiere un vínculo entre la enfermedad mental y la creatividad. Se piensa que los receptores D2 más bajos en el tálamo producen un menor grado de filtrado de señales y, por lo tanto, un mayor flujo de información desde el tálamo, lo que podría ser un posible mecanismo detrás de la capacidad de las personas sanas y creativas para ver numerosas conexiones inusuales en una situación de resolución de problemas en el mismo sentido que las personas con esquizofrenia pueden ver asociaciones extrañas que no coinciden con la realidad (ver enlink).

También debemos tener en cuenta que la esquizofrenia está relacionada con las vías dopaminérgicas en sus síntomas positivos. Los síntomas positivos más frecuentes informados por los pacientes son alucinaciones (generalmente auditivas), delirios-creencias irracionales irreductibles a la lógica y alteraciones en el pensamiento (desorganización, incoherencia).

Los fármacos indicados en este trastorno son los del grupo de neurolépticos, que actúan sobre el neurotransmisor dopamina. Los neurolépticos de segunda generación o atípicos difieren de los neurolépticos de primera generación porque son más específicos para la vía mesolímbica y menos para el nigrostriatal, que está involucrado en los efectos secundarios extrapiramidales. También bloquean los receptores serotoninérgicos 5HT2, lo que aumenta la acción de la serotonina en el sistema límbico, lo que se asocia con la mejoría clínica de los síntomas negativos de la esquizofrenia.

Dificultades con este tipo de explicaciones de síntomas positivos

Según Fletcher y Frith (2009), las explicaciones tales como “las alucinaciones son causadas por receptores de dopamina hiperactivos” no son satisfactorias porque dejan una brecha explicativa entre lo mental y lo físico en el sentido de que esta actividad inusual de dopamina no nos dice cómo se alucina una voz o cómo una persona tiene una creencia ilógica. Además, siguiendo a estos autores, la evidencia de que los pacientes con delirios tienen dificultades con las tareas estándar de razonamiento lógico es limitada, donde los síntomas que se reportan típicamente sugieren algo más sutil que un problema general con el razonamiento. Y aunque se pueden encontrar alucinaciones y delirios en muchos trastornos neurológicos y psiquiátricos, existe un subconjunto de estos síntomas que está más específicamente relacionado con un diagnóstico de esquizofrenia. Este subconjunto de síntomas incluye alucinaciones y delirios que están particularmente relacionados con la sensación de ser pasivo, de estar sujetos al control de una fuerza o agente externo.

Según Fletcher y Frith (2009), las teorías cognitivas sobre los síntomas positivos de la esquizofrenia han tendido a tratar la percepción y la formación de creencias como procesos distintos. Sin embargo, los avances recientes en neurociencia computacional parecen indicar que las experiencias perceptivas inusuales de los pacientes y sus creencias extrañas son parte de la misma anomalía central, lo que sería una perturbación en la actualización de inferencias y creencias sobre el mundo dependiente de errores. Fletcher y Frith (2009) sugieren que es posible comprender estos síntomas en términos de un marco bayesianojerárquico perturbado, sin recurrir a consideraciones separadas de experiencia y creencia.

Un nuevo enfoque bayesiano

Las alucinaciones implican percepciones falsas, como que los pacientes escuchen a las personas hablar sobre ellas o escuchen sus pensamientos en voz alta. Los delirios son creencias persistentes, extrañas o irracionales, que no son fáciles de entender en términos de los antecedentes sociales o culturales de un individuo. Por ejemplo, los pacientes pueden creer que otras personas pueden escuchar sus pensamientos o que el gobierno está monitoreando cada una de sus acciones (Fletcher & Frith, 2009).

Según estos autores, un mecanismo común, que involucra la minimización del error de predicción, puede ser la base de la percepción y la inferencia, y que una interrupción en este mecanismo puede causar percepciones anormales (alucinaciones) y creencias anormales (delirios).

De acuerdo con los nuevos modelos de inferencia perceptiva y codificación predictiva, la causa principal de los síntomas positivos es una experiencia sensorial anormal (una alucinación). Los delirios siguen como consecuencia secundaria de los intentos por comprender la experiencia sensorial anómala. Por ejemplo, si los pacientes pueden escuchar sus propios pensamientos en voz alta (alucinación), parecería lógico concluir que otras personas también pueden escucharlos (delirio) (Fletcher & Frith, 2009). 

Como mencionamos anteriormente, se piensa que los niveles de receptores D2 más bajos en el tálamo producen un menor grado de filtrado de señales y, por lo tanto, un mayor flujo de información desde el tálamo. Esto podría relacionarse con el hecho de que las teorías de la percepción anormal suponen que el problema fundamental que subyace a los síntomas positivos es la pérdida de la distinción entre estímulos relevantes e irrelevantes. En los niveles sensorio-motores más bajos, la perturbación podría verse como cambios sutiles en la función perceptiva y motora, los cuales se han observado en la esquizofrenia. En términos de experiencia, los estímulos pueden sentirse inusuales, importantes y destacados, lo que lleva a una dificultad para asignar atención a los aspectos apropiados del entorno. Esto podría experimentarse como una mejora de los sonidos de fondo o imágenes que deberían ser irrelevantes, un fenómeno que los pacientes describen claramente en las primeras etapas de la enfermedad (Fletcher & Frith, 2009). Pero este es solo un aspecto de este nuevo enfoque.

Como mencionan Fletcher y Frith (2009), el razonamiento probabilístico está asociado con un enfoque bayesiano para el estudio de la formación de creencias. En este marco, una creencia es la probabilidad subjetiva de que alguna proposición sobre el mundo sea verdadera. Esta probabilidad se actualiza continuamente por nuevas pruebas. Sin embargo, la formación de creencias anormales se produce cuando las creencias no se actualizan adecuadamente sobre la base de nuevas pruebas. Tales anomalías en la integración de nuevas evidencias en creencias se han observado en pacientes con delirios. Se ha demostrado que la sincronización de la actividad en áreas del cerebro que están asociadas con el habla de producción propia se atenúa en las personas con esquizofrenia, y que esto predice fuertemente su probabilidad de experimentar alucinaciones. Si una persona no puede rastrear correctamente las sensaciones o voces como propias (dando lugar a una alucinación), y utilizar los errores de predicción para adaptarse a esto, esto evolucionaría rápidamente hacia falsas creencias acerca del mundo. Como señalan Fletcher y Frith (2009), la previsibilidad es un marcador útil para las acciones generadas internamente, pero su importancia se extiende a los estímulos externos, que también pueden ser más o menos predecibles, ya que podemos aprender cuándo y dónde surgirán y con qué otros estímulos es probable que estén asociados.

Por lo tanto, para que el mundo no permanezca confuso, elemental e inconexo, cada percepción de un estímulo debe actualizar el registro interno de su probabilidad (las creencias sobre el mundo), de modo que cuando se produce un nuevo emparejamiento estímulo-resultado, ocurrencias previas de elementos de ese par (el estímulo y el resultado) debe ser evocado si se quiere tener una idea significativa de si es realmente una asociación adecuada sobre el mundo o simplemente una casualidad co-ocurrente (Fletcher & Frith, 2009). Como mencionan estos autores, la forma en que uno experimenta algo a un nivel sensorial básico depende de su conocimiento (expresado en términos de su previsibilidad), donde cada experiencia se ve afectada por lo que uno cree. Además, el grado en que uno actualiza lo que uno cree se ve afectado por la forma en que esa experiencia suma a ello. Esta es la visión que fue captada por el teorema de Bayes.

Sin embargo, hay poca evidencia neurocognitiva acerca de que el cerebro responda a los errores de predicción en general con respecto a las diferentes modalidades sensoriales, excepto en el campo de la recompensa, que está vinculada a la dopamina y que, al mismo tiempo, está vinculada a la esquizofrenia, como mencionamos anteriormente .

Siguiendo a Fletcher y Frith (2009), regiones dopaminérgicas mesolímbicas claves son altamente sensibles a la recompensa y al error de predicción. Además, los comportamientos relacionados con errores de recompensa y predicción son sensibles a las perturbaciones dopaminérgicas. Por ejemplo, un medicamento que regulaba la función de la dopamina en participantes sanos fortaleció el aprendizaje de recompensa dependiente del error, mientras que un medicamento que bloquea la dopamina redujo dicho aprendizaje. También hay evidencia de que este sistema está interrumpido en la esquizofrenia: el estriado ventral (un componente clave del circuito de dopamina mesolímbica) se mostró poco activo en respuesta a experiencias gratificantes en pacientes. Además, se ha observado una actividad de error de predicción basada en la recompensa anormal en las regiones del cerebro medio y objetivo en personas con esquizofrenia (Fletcher & Frith, 2009). 

Un problema con esto, es que los pacientes con esquizofrenia también suelen presentar síntomas negativos, que se acentúan con el tiempo. Lossíntomasnegativosdelaesquizofreniasonembotamiento, anhedonia (incapacidad para experimentar placer), abulia (falta de iniciativa o motivación) y alogia (empobrecimiento en el lenguaje). Se podría argumentar que la falta de respuesta observada frente a la recompensa está relacionada más bien con los aspectos de sintomatología negativa de trastorno, más que con sus síntomas positivos, y que los problemas en el aprendizaje de recompensa dependiente del error no es un problema específico de la capacidad de predicción y actualización en base a errores por ejemplo, sino un problema del nivel de respuesta de recompensa que naturalmente experimentan las personas con esquizofrenia.  

Por lo tanto, el modelo propone una forma nueva de explicar los síntomas positivos en la esquizofrenia, pero existen muchos aspectos que no están cubiertos por este modelo, como los síntomas negativos del trastorno, o por qué los síntomas positivos surgen con más frecuencia alrededor de los 20 años de edad y no antes. 

Referencias

Da Silva, F. R. (2009). Manual de psicofarmacología clínica. Prensa Médica Latinoamericana.

Dopamine system in highly creative people similar to that seen in schizophrenics, study finds. (2010). Recuperado de https://www.sciencedaily.com/releases/2010/05/100518064610.htm

Fletcher, P. C., & Frith, C. D. (2009). Perceiving is believing: a Bayesian approach to explaining the positive symptoms of schizophrenia. Nature Reviews Neuroscience10(1), 48.

One thought on “Las alucinaciones como un desorden de la inferencia perceptiva

Add yours

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

Blog at WordPress.com.

Up ↑

%d bloggers like this: