Cuando divides el cerebro, ¿divides a la persona?

Imagen de portada: Charles Bell La anatomía del cerebro.Cortesía Imágenes Wellcome

Por Yaïr Pinto, psicólogo cognitivo y físico que trabaja como profesor asistente en el departamento de psicología de la Universidad de Amsterdam en los Países Bajos.

Editado por Pam Weintraub

Originalmente publicado en Aeon.co

Traducción al castellano por Leandro Castelluccio. Link a mis ensayos.

El cerebro es quizás la máquina más compleja del universo. Se compone de dos hemisferios cerebrales, cada uno con muchos módulos diferentes. Afortunadamente, todas estas partes separadas no son agentes autónomos. Están altamente interconectados, todos trabajando en armonía para crear un ser único: usted.

¿Pero qué pasaría si destruyéramos esta armonía? ¿Qué pasa si algunos módulos comienzan a funcionar independientemente del resto? Curiosamente, esto no es solo un experimento mental; para algunas personas, es la realidad.

En los llamados pacientes de “cerebro dividido”, el cuerpo calloso, la vía de comunicación entre los hemisferios cerebrales izquierdo y derecho, se corta quirúrgicamente para detener la epilepsia, por lo demás, intratable.

La operación es efectiva para detener la epilepsia; si una tormenta de fuego neural comienza en un hemisferio, el aislamiento garantiza que no se propague a la otra mitad. Pero sin el cuerpo calloso, los hemisferios no tienen prácticamente medios para intercambiar información.

¿Qué pasa entonces con la persona? Si las partes ya no están sincronizadas, ¿el cerebro todavía produce una persona? Los neurocientíficos Roger Sperry y Michael Gazzaniga se propusieron investigareste problema en los años 60 y 70, y encontraron datos sorprendentes que sugieren que cuando se divide el cerebro, también se divide a la persona. Sperry ganó el premio Nobel de medicina por su trabajo sobre el cerebro dividido en 1981.

¿Cómo demostraron los investigadores que dividir el cerebro produce dos personas, una por hemisferio? A través de una configuración inteligente que controla el flujo de información visual al cerebro.

Ya sabían que ambos ojos enviaban información a ambos hemisferios cerebrales, y que la relación era compleja. Si uno se fijaba en un punto, el hemisferio derecho procesaba todo a la izquierda de ese punto (el campo visual izquierdo) y el hemisferio izquierdo procesaba todo a la derecha del punto de fijación (el campo visual derecho). Además, el hemisferio izquierdo controlaba el lado derecho del cuerpo y el lenguaje, mientras que el hemisferio derecho controlaba el lado izquierdo del cuerpo.

Cuando Sperry y Gazzaniga presentaron estímulos al campo visual derecho (procesado por el hemisferio izquierdo que habla), el paciente respondió normalmente. Sin embargo, cuando los estímulos se presentaron en el campo visual izquierdo (procesado por el hemisferio derecho mudo), el paciente dijo que no veía nada. Sin embargo, su mano izquierda dibujaría la imagen mostrada. Cuando se le preguntó por qué su mano izquierda hacía eso, el paciente pareció desconcertado y respondió que no tenía ni idea.

¿Qué estaba pasando aquí? El hemisferio izquierdo no podía ver el campo visual izquierdo, por lo que cuando apareció un estímulo allí, respondió con razón que no veía nada. Sin embargo, el hemisferio derecho vio el estímulo, e indicó que de la única manera que podía, dirigiendo la mano izquierda. La conclusión, sacada por Sperry y Gazzaniga, fue clara: un solo paciente con cerebro dividido debería ser considerado como dos pacientes con mitad del cerebro, una especie de gemelo siamés. Sperry argumentó que esto iba más allá de la mera curiosidad: probaba literalmente el concepto de materialismo en el área de la conciencia. Si divides a la persona cuando divides el cerebro, eso deja poco espacio para un alma inmaterial.

¿Caso cerrado? No para mí. Tenemos que admitir que los pacientes con cerebro dividido se sienten y se comportan normalmente. Si un paciente con el cerebro dividido entra en la habitación, no notará nada inusual. Y ellos mismos afirman estar completamente inalterados, aparte de librarse de terribles ataques epilépticos. Si la persona estuviera realmente dividida, esto no sería cierto.

Para tratar de llegar al fondo de las cosas, mi equipo de la Universidad de Ámsterdam revisó este problema fundamental al evaluara dos pacientes con cerebro dividido, evaluando si podían responder con precisión a los objetos en el campo visual izquierdo (percibido por el cerebro derecho ) mientras que también respondían verbalmente o con la mano derecha (controlada por el cerebro izquierdo). Sorprendentemente, en estos dos pacientes, encontramos algo completamente diferente a Sperry y Gazzaniga antes que nosotros. Ambos pacientes mostraron plena conciencia de la presencia y la ubicación de los estímulos en todo el campo visual, tanto a la derecha como a la izquierda. Cuando aparecieron estímulos en el campo visual izquierdo, virtualmente nunca dijeron (o indicaron con la mano derecha) que no vieron nada. Más bien, indicarían con precisión que algo había aparecido, y dónde. 

Pero los pacientes con cerebro dividido que estudiamos todavía no eran completamente normales. Los estímulos no se pudieron comparar en la línea media del campo visual. Además, cuando apareció un estímulo en el campo visual izquierdo, el paciente fue mejor indicando sus propiedades visuales (¡incluso cuando respondió con la mano derecha o verbalmente!). Y cuando apareció un estímulo en el campo visual derecho, fue mejor en etiquetándolo verbalmente (incluso cuando respondió con la mano izquierda).

Sobre la base de estos hallazgos, hemos propuesto un nuevo modelo del síndrome de cerebro dividido. Cuando divides el cerebro, todavía terminas con una sola persona. Sin embargo, esta persona experimenta dos flujos de información visual, uno para cada campo visual. Y esa persona es incapaz de integrar las dos corrientes. Es como si viera una película desincronizada, pero no con el audio y el video desincronizados. Más bien, las dos transmisiones no sincronizadas son ambas de video.Y hay más. Si bien el modelo anterior proporcionó evidencia sólida para el materialismo (dividir el cerebro, dividir a la persona), la comprensión actual parece solo profundizar el misterio de la conciencia. Usted divide el cerebro en dos mitades, y aún así solo tiene una persona. ¿Cómo un cerebro, formado por muchos módulos, crea una sola persona? Y, ¿cómo operan los pensadores divididos como uno solo cuando estas partes ni siquiera se hablan entre sí?

Aeon counter – do not remove

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s