Las malas noticias sobre la naturaleza humana, en 10 hallazgos de la psicología.

Imagen de portada: Portadores de periódicos (Desgracias laborales) por Georg Scholz. 1921. Cortesía de Wikipedia.

Por Christian Jarrett, neurocientífico cognitivo, convertido en escritor de ciencia, cuyo trabajo ha aparecido en New Scientist, The Guardian y Psychology Today, entre otros.Es editor del blogResearch Digest  publicado por la British Psychological Society, y presenta su PsychCrunch podcast. Su último libro esPersonology: Using the Science of Personality Change to Your Advantage (próximo). Vive en Inglaterra

Editado por Pam Weintraub

Originalmente publicado en Aeon.co

Traducción al castellano por Leandro Castelluccio. Link a mis ensayos.

Es una pregunta que reverbera a lo largo de los siglos: ¿los humanos son criaturas imperfectas, esencialmente amables, sensatas y bondadosas? ¿O estamos, en el fondo, cableados para ser malos, estrechos de mente, ociosos, vanos, vengativos y egoístas? No hay respuestas fáciles, y claramente hay mucha variación entre los individuos, pero aquí presentamos una luz basada en la evidencia sobre el tema a través de 10 hallazgos desalentadores que revelan los aspectos más oscuros y menos impresionantes de la naturaleza humana: 

Consideramos que las minorías y los vulnerables son menos que humanos. Un ejemplo sorprendente de esta deshumanización flagrante provino de un estudio deescaneo cerebral que encontró que un pequeño grupo de estudiantes exhibió menos actividad neuronal asociada con pensar en las personas cuando miraban imágenes de personas sin hogar o adictos a las drogas, en comparación con individuos de mayor estatus. Otro estudio mostró que las personas que se oponen a la inmigración árabe tienden a calificar a los árabes y musulmanes como literalmente menos evolucionadosque el promedio. Entre otros ejemplos, también hay evidencia de que los jóvenes deshumanizan a las personas mayores; y que tanto hombres como mujeres deshumanizan a las mujeres alcoholizadas. Lo que es más, la inclinación a deshumanizar comienza temprano: los niños de tan solo cinco años ven caras de grupos externos (de personas de una ciudad diferente o de un género diferente al de los niños) como caras menos humanas que las del grupo.

Experimentamos Schadenfreude (placer ante la angustia de otra persona) a la edad de cuatro años, según un estudiode 2013.Ese sentido aumenta si el niño percibe que la persona merece la angustia. Un estudiomás reciente descubrió que, a los seis años, los niños pagarán para ver cómo golpean a una marioneta antisocial, en lugar de gastar el dinero en calcomanías.

Creemos en el karma, asumiendo que los oprimidos del mundo merecen su destino. Las consecuencias desafortunadas de tales creencias fueron demostradas por primera vez en la investigaciónahora clásica de 1966 por los psicólogos estadounidenses Melvin Lerner y Carolyn Simmons. En su experimento, en el que una mujer aprendiz fue castigada con descargas eléctricas por respuestas incorrectas, las participantes posteriormente la calificaron de menos agradable y admirable cuando escucharon que la verían sufrir nuevamente, y especialmente si se sentían impotentes para minimizar este sufrimiento. Desde entonces, las investigacioneshan demostrado nuestra voluntad de culpar a los pobres, las víctimas de violaciones, los pacientes con SIDA y otros por su destino, a fin de preservar nuestra creencia en un mundo justo. Por extensión, es probable que los mismos procesos o procesos similares sean responsables de nuestra visión subconsciente de las personas ricas.

Somos estrechos de mente y dogmáticos. Si las personas fueran racionales y de mente abierta, entonces la forma más sencilla de corregir las falsas creencias de alguien sería presentarles algunos hechos relevantes. Sin embargo, un estudioclásico de 1979 mostró la inutilidad de este enfoque: los participantes que creyeron firmemente a favor o en contra de la pena de muerte ignoraron completamente los hechos que socavaron su posición, en realidad duplicando su visión inicial. Esto parece ocurrir en parte porque vemos que los hechos opuestos socavan nuestro sentido de identidad. No ayuda que muchos de nosotros estemos demasiado confiadosacerca de cuánto entendemos las cosas y que, cuando creemos que nuestras opiniones son superiores a las demás, esto nos disuadede buscar más conocimiento relevante.

Preferimos electrocutarnos que pasar tiempo en nuestros propios pensamientos. Esto se demostró en un estudiocontrovertido de 2014 en el que el 67% de los participantes masculinos y el 25% de las participantes femeninas optaron por administrarse descargas eléctricas desagradables en lugar de dedicar 15 minutos a la contemplación pacífica.

Somos vanos y demasiado confiados. Nuestra irracionalidad y nuestro dogmatismo podrían no ser tan malos si estuvieran unidos con algo de humildad y autoconocimiento, pero la mayoría de nosotros andamos con ideas infladas de nuestras habilidades y cualidades, como nuestras habilidades de conducción, inteligenciay atractivo, un fenómeno que ha sido apodado el efecto Lake Wobegon de acuerdo a la ciudad ficticia donde “todas las mujeres son fuertes, todos los hombres son guapos y todos los niños están por encima del promedio”. Irónicamente, los menos expertos entre nosotros son los más propensos a la excesiva confianza (el llamado efectoDunning-Kruger). Este vano aumento de uno mismo parece ser sumamente extremo e irracional en el caso de nuestra moralidad, como por ejemplo, en qué grado de imparcialidad y justos creemos que somos. De hecho, incluso los criminalesencarcelados piensan que son más amables, más confiables y honestos que el miembro promedio del público.

Somos hipócritas morales. Vale la pena desconfiar de aquellos que son más rápidos y ruidosos para condenar las fallas morales de los demás. Lo más probable es que los predicadores morales también sean culpables, pero que tengan una visión mucho más clara de sus propias transgresiones.En un estudio, los investigadores encontraron que las personas calificaron exactamente la misma conducta egoísta (dándose a sí mismas la más rápida y fácil de las dos tareas experimentales que se ofrecen) como mucho menos justas cuando las perpetúan otros. De manera similar, hay un fenómeno estudiado durante mucho tiempo conocido como asimetría actor-observador, que en parte describe nuestra tendencia a atribuir las malas acciones de otras personas, como las infidelidades de nuestro compañero, a su carácter, al tiempo que atribuimos las mismas acciones realizadas por nosotros mismos a la situación a mano. Estos estándares dobles de auto-favorecimiento podrían incluso explicar el sentimiento común de que la incivilidad está en aumento. Investigaciones recientes muestran que vemos los mismos actos de rudeza mucho más severamente cuando son cometidos por extraños que por nuestros amigos o nosotros mismos.

Todos somos trolls potenciales. Como lo atestiguará cualquier persona que se haya encontrado en una disputa en Twitter, las redes sociales podrían magnificar algunos de los peores aspectos de la naturaleza humana, en parte debido al efecto de desinhibiciónen línea, y el hecho de que el anonimato(fácil de lograr en línea) se conoce por aumentar nuestras inclinaciones por la inmoralidad. Si bien la investigación ha sugerido que las personas que son propensas al sadismo cotidiano(una proporción preocupantemente alta de nosotros) están especialmente inclinadasa la práctica del trolling en línea, un estudiopublicado el año pasado reveló que estar de mal humor y estar expuesto al trolling por parte de otros, dobla la probabilidad de que una persona participe en el trolling. De hecho, el trolling inicial de unos pocos puede causar una bola de nieve de negatividad creciente, que es exactamente lo que los investigadores encontraron cuando estudiaron la discusión de lectores en CNN.com, con la “proporción de publicaciones marcadas y la proporción de usuarios con publicaciones marcadas … aumentando con el tiempo”.

Favorecemos a líderes ineficaces con rasgos psicopáticos. El psicólogo de la personalidad estadounidense Dan McAdams concluyórecientemente que la agresión manifiesta y los insultos del presidente Donald Trump de EE.UU. tienen un “atractivo primordial”, y que sus “tweets incendiarios” son como las “exhibiciones de carga” de un chimpancé macho alfa, “diseñadas para intimidar”. Si la evaluación de McAdams es cierta, encajaría en un patrón más amplio: el hallazgo de que los rasgos psicopáticos son más comunes que el promedio entre los líderes. Tome en cuenta la encuestade líderes financieros en Nueva York que descubrió que obtuvieron puntajes altos en rasgos psicopáticos pero más bajos que el promedio en inteligencia emocional. Un meta-análisispublicado este verano concluyó que, de hecho, existe un vínculo modesto pero significativo entre la psicopatía de rasgos superiores y la obtención de posiciones de liderazgo, lo cual es importante ya que la psicopatía también se relaciona con un liderazgo más pobre.

Nos atraen sexualmente las personas con rasgos de personalidad oscuros. No solo elegimos personas con rasgos psicopáticos para que se conviertan en nuestros líderes, la evidencia sugiereque los hombres y las mujeres son atraídos sexualmente, al menos a corto plazo, a las personas que muestran la llamada “tríada oscura” de los rasgos: narcisismo, psicopatía y maquiavelismo – arriesgándose así a propagar estos rasgos. Un estudiodescubrió que el atractivo físico de un hombre hacia las mujeres aumentaba cuando se lo describía como interesado, manipulador e insensible. Una teoría es que los rasgos oscuros comunican con éxito la “calidad de pareja” en términos de confianza y la voluntad de asumir riesgos. ¿Importa esto para el futuro de nuestra especie? Tal vez sí. Otro documento, de 2016, encontró que aquellas mujeres que se sentían más atraídas por los rostros de hombres narcisistas solían tener más hijos.

No se desanime: estos hallazgos no dicen nada del éxito que algunos de nosotros hemos tenido para superar nuestros instintos más básicos. De hecho, podría decirse que al reconocer y comprender nuestros defectos podemos superarlos con más éxito y cultivar así a los mejores ángeles de nuestra naturaleza.

Esta es una adaptación de un artículo publicado originalmente por Research Digest de The British Psychological Society.

Aeon counter – do not remove

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

Blog at WordPress.com.

Up ↑

%d bloggers like this: